jueves, 19 de junio de 2008

DESEQUILIBRIOS



¿Por qué siempre tienes que aprenderte
por lo que otros van diciendo de ti?
Aprenderse es una tarea aburrida
incluso para los domingos,
que son el resultado en blanco y negro
de la semana.

¿Por qué siempre tienes que quedarte
demasiado lejos para llegar
o demasiado cerca para marcharte?
No iguales la belleza de lo caduco
con lo eterno y, si lo haces, sé capaz
de despreciar al menos lo que nada vale.



1 comentario:

Juls dijo...

despreciar al menos lo que nada vale..
hay que ser lo suficientemente inteligente como para poder hacerlo...a ver si no me pides imposibles!!!!!!!!ajjajaj

besitooooos de opiooouuuuu