lunes, 7 de septiembre de 2009

El otro


EL OTRO

El otro era de mi edad, y también procedía de Murcia, como yo. Según me contaron estudiaba en la misma biblioteca que yo y realizaba una tesis doctoral sobre literatura, como yo. Ahí acababan las semejanzas.
A juicio de los que le conocían, el otro era un poco más alto y su belleza recibía de las mujeres unos adjetivos que mi físico jamás ha merecido. Todos estaban de acuerdo en que el otro era de una simpatía desbordante, lo que le granjeaba una amistad con los compañeros que yo nunca he logrado.

Harto de las comparaciones y sumamente intrigado, he recorrido de punta a cabo la biblioteca, pero no encuentro a nadie que encaje en la descripción del otro.

Mientras escribo estas líneas, veo a un grupo de compañeras que me saludan desde el otro lado de la ventana. Hasta hoy nunca me habían dirigido una mirada, pero me sonríen y agitan las manos con una calidez inaudita.


Basilio Pujante Cascales

3 comentarios:

Sr. Nadie dijo...

Creo que me suena la cara de "el otro"... Aunque ahora no caigo de qué.

caperucitazul dijo...

Mmmm, bonito microrrelato y juego de tópicos literarios. Besos ;)

Vulture dijo...

basilio....al otro le queda muy bien el pelo largo....jejeje....a lo mejor a ti tambien....