miércoles, 22 de septiembre de 2010

"Cosas que los nietos deberían saber" de Mark Oliver Everett

¿Qué tienen en común el cantante de la banda americana Eels y el prolífico escritor César Vidal? Al final de este post lo descubriréis...

Como ya adelantó Julio Ródenas en el último número de Manifiesto Azul, Mark Oliver Everett (más conocido como 'E'), publicó en 2009 el libro Cosas que los nietos deberían saber. El cantante y líder de la banda americana de rock Eels ofrece en este volumen un retrato descarnado de sus primeros 45 años de vida, y, para sorpresa de muchos, lo hace muy bien.

El que espere la autobiografía de estrella del rock al uso va muy desencaminado. En Cosas que los nietos deberían saber hay más espacio para los claroscuros del
mundo de la música que para autoelogios o descripciones del glamour del escenario. 'E' cuenta los entresijos de su método compositivo, de las giras y del dificilísimo viaje de las canciones desde que nacen en su sótano hasta que su discográfica acepta publicarlas.

Pero este libro no es sólo un libro sobre música, porque 'E' no es sólo un músico, sino una persona con una trágica vida familiar. El lector va asistiendo a la muerte del padre, de la hermana, de la madre, de la prima y de algún que otro amigo del autor. Éste lo cuenta todo sin tapujos pero sin caer en la autolamentación y utilizando siempre una ironía y un humor negro que terminan por enganchar al lector (al que alude con frecuencia).

Se trata de un libro recomandable tanto para los que disfrutan con la música de Eels (se reproducen en el libro las letras de varias canciones y se explica su contexto) como para quien jamás ha escuchado a la banda californiana. Su singularidad lo ha convertido (¡¡en España!!) en un pequeño éxito comercial, que lo ha situado en el 9º puesto del ránking de libros de no ficción más vendidos del momento, justo por detrás de Los Masones de César Vidal.



1 comentario:

MölöK! dijo...

Personalmente soy un fanatico de las biografias y mucho más de las auto-biografías de rockeros. No sé por qué, sólo me gusta.