martes, 21 de febrero de 2012

¿Es el enemigo?

¿Es el enemigo? - Álvaro Pintado González. 


El enemigo estaba frente a ese espejo que cada mañana le devolvía con crudeza un gesto de asco y desilusión.
El enemigo estaba en esa pantalla de ordenador de la que alimentaba su ira, su enfado, su odio hacia quien dirigía con desprecio el destino de una sociedad inmovilizada.
El enemigo permanecía callado.
El enemigo estaba en ese periódico que, haciendo una potente campaña de marketing, defendía los "mini jobs", el trabajo a cualquier precio, la vuelta atrás -cueste lo que cueste- para salir adelante.
El enemigo permanecía aturdido.
Al enemigo mejor preparado de la historia de este país le habían negado el futuro, y le quisieron secuestrar su presente poniéndole una venda en los ojos, unos tapones en los oídos y una mordaza en la boca. "Tu destino lo decidiré yo", le decía constantemente por la televisión un hombre de traje y corbata.
Pero esta vez el enemigo dijo basta.
Desde entonces el enemigo avanza con un puño americano en la lengua, botas de hierro en sus pancartas y una medio sonrisa ilusionada. 


Ningún golpe le noqueará. 
 
El enemigo sabe que ya nada tiene que perder.



A propósito de la desproporcionada carga policial contra los estudiantes valencianos.
   

1 comentario:

David Moreno (No Comments) dijo...

Es patético los términos empleados por algunos ante el silencio de otros. ¿El enemigo? ¿Laponia? ¿Errores administrativos?
Vaya tela...

Un saludo indio
Mitakuye Oyasin